En la mayoría de los casos, cuando una persona comienza su vida laboral, e incluso aquel trabajador con años de experiencia, no sabe cómo gestionar por ley los días de vacaciones y sus derechos frente a éstas.

A continuación, os facilitamos los puntos principales que te ayudarán en este tema.

Leire Olmos Otero

a) DURACIÓN

 A la hora de calcular los días de vacaciones, tenemos que conocer los siguientes puntos:

  • Duración mínima 30 días naturales: el Estatuto de los Trabajadores reconoce que los 30 días se dividirán en los 365 días del año.
  • Cualquiera que sea el tipo de contrato: no hay distinción en el número de días entre los trabajadores a tiempo completo y los trabajadores a tiempo parcial. La diferencia estaría entre los contratos temporales y los indefinidos, donde los temporales tendrán una duración inferior de acuerdo a la proporcionalidad del contrato.
  • Serán siempre proporcionales a la fecha de incorporación y a duración del contrato.
  • No pueden iniciarse en domingo o festivo.

b) DISFRUTE

En este aspecto, tenemos que tener en cuenta que:

  • El disfrute de las vacaciones tiene que establecerse de mutuo acuerdo entre las dos partes. En caso de existir un convenio colectivo, puede establecerse otra distribución (15 días a elección del trabajador y 15 a elección de la empresa)
  • Se deben estipular los días con 2 meses de antelación.
  • Se posponen en los siguientes supuestos: IT, Maternidad/Paternidad, riesgo durante el embarazo, lactancia.
  • Caducan a 31 de diciembre de cada año, y han de haberse disfrutado previa a dicha fecha.

c) RETRIBUCIÓN

Es importante conocer en este punto que:

  • La retribución ha de ser de mutuo acuerdo entre las partes o por convenio colectivo.
  • En ausencia de un pacto, la retribución será la media del trabajador. No computan los conceptos de naturaleza extrasalarial como el plus transporte, kilometraje, dietas, ticket restaurante.
  • Se trata de un derecho IRRENUNCIABLE del trabajador, que no puede se puede compensar la falta de disfrute económicamente salvo en el finiquito.

gm-consulting

Más información GM Consulting

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*